Hace tiempo escribí esta entrada para el Congreso Forestal Mundial en Sudáfrica (2015) y al volver a poner a funcionar la web dudaba si simplemente traducirla… o hacer una versión actualizada… Y he optado por la segunda. Hay cosas literales, pero otras han cambiado…

Esta es una entrada puramente de opinión personal, sobre lo que veía hace 3 años casi ya en el campo del desarrollo sostenible, pero que puede extrapolarse a otros campos… y lo que sigo viendo en la comunicación forestal.

En las películas de guerra muchas veces se oye la frase de “no se deja a nadie atrás”… y cuando hablamos de comunicación forestal, debemos hacerlo también. 

No oigo más que quejas (desde siempre) de los forestales sobre que la sociedad no sabe lo que hacemos, las noticias con errores de facto que salen en prensa y cómo muchas veces se cuestionan decisiones técnicas sin ninguna base… Si que es cierto que últimamente esto está cambiando, sobre todo por personas dentro del sector de incendios forestales, no solo con su actividad en redes sociales y blogs (FuegoLabJuan Picos, Rafael Serrada, Aula SelviculturaRaul Quílez, Ferran Dalmau RoviraMiguel Angel Soto, Aitor Ameztegui, Felipe BravoEduardo Rojas-Briales… si, se me olvidan muchos), sino también hablando con la prensa y transmitiendo un mensaje claro y entendible por todos.

Sin embargo, esto sigue siendo una excepción. Siguiendo con la analogía de la guerra o una batalla… No se entra en batalla sin una estrategia, tanto de ataque, como de defensa… como de retirada. Hay que definir roles de los combatientes, tiradores de elite, tropa, general y responsables de logística… Podríamos hacer guerra de guerrillas… O llamar a paracaidistas y bombarderos en caso necesario… O hacer túneles… Pero hay que elegir bien cual es nuestro objetivo, organizar a las tropas y planificar. 

Y sin embargo, como sector, carecemos de visión estratégica a la hora de comunicar… Puede ser porque tenemos que construir el sector, como tal. Hay iniciativas como Juntosxlosbosques que lo están intentando, pero la comunicación sigue siendo una asignatura pendiente. 

Mientras consideremos la comunicación como un gasto en vez de una inversión con un objetivo (de ahí la necesidad de una visión estratégica), seguiremos perdiendo batallas.

O por usar analogia forestal, siempre se habla de la importancia de la prevención en incendios forestales, o mejor dicho, la gestión forestal, y que eso supondría reducir gastos en extinción… Pues lo mismo en comunicación, hay que gestionar para que cuando salga una chispa, no se convierta en un gran incendio que escapa de nuestro control.

Debemos alentar la interacción y la conversación, hay que llenar el sector de: #ForestalActivo.

Es por eso que debemos trabajar en la comunicación, en todos los niveles. Colaborar en redes, iniciativas que unan. Animar a los estudiantes en las universidades que formen parte de la International Forestry Students’ Association, contactar e incentivar las Redes de Comunicadores Forestales, …  

Entonces, no te quedes en silencio, no seas el árbol que cae en el bosque y nadie oye, sé #ForestalActivo. Porque si lo hacemos, tal vez seamos nosotros los que quedamos atrás …